¿Qué ocurre con la conservación de una vivienda?

El inquilino está obligado a tratar con cuidado los espacios así como todos los objetos existentes en los mismos, y manejar los aparatos técnicos adecuadamente.

Las habitaciones han de ventilarse y calentarse debidamente, y limpiarse con regularidad.

En caso de eventuales daños o defectos, se ha de informar inmediatamente al propietario o a su encargado.

El inquilino se hace responsable de los daños que se produzcan si es culpable de haber infringido la obligación de cuidado indicada arriba.